Magdalena: Peluso quiso proteger a su “mano derecha” y el Tribunal de Cuentas lo terminó multando

| Edición N° 5105

Buenos Aires, Argentina

30-05-2018 |


Magdalena: Peluso quiso proteger a su “mano derecha” y el Tribunal de Cuentas lo terminó multando

El municipio conducido por el radical Gonzalo Peluso, después de ocho años, fue observado por el Honorable Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires. El organismo dirigido por Eduardo Grinberg realizó un entrecruzamiento de datos y encontró que personal de planta de la municipalidad de Magdalena percibió sueldos por estar trabajando de forma simultánea en otras dependencias del gobierno provincial.


El caso involucra al concejal del oficialismo Lisandro Fabián Hourcade, que durante todo el periodo 2016 no renunció a su dieta. También salpica a la secretaria del Concejo Deliberante, María Argentina Imbé; el jefe de Personal y responsable del Sistema de Administración Personal, Víctor Raúl Zapiola; y al presidente del Concejo local, Juan Pablo Turi. Por estos motivos la comuna deberá afrontar el fallo del Tribunal de Cuentas que establece un cargo por 301.081,99 pesos.

Desde la municipalidad de Magdalena explican que Hourcade es la "mano derecha de Peluso". Ambos militaron dentro de la UCR, lo que le valió un lugar de "privilegio"gracias al cual cuenta con muy buena protección del arco político gobernante.

En ese marco, desde la oposición afirmaron que "Hourcade cobró con una superposición de cargos durante todo el 2016, su sueldo por ABSA y su dieta de concejal, ese cargo figura en la Rendición de Cuentas como una observación".

Desde el deliberativo le confesaron al portal informativo REALPOLITIK que "los concejales mantienen sus reuniones de comisión a la tarde porque ningún concejal de Cambiemos tiene su mañana libre. A la mañana están todos ocupados, porque todos priorizan sus intereses personales y no los de los vecinos".

Lo cierto es que hoy Hourcade ya no tiene esa superposición y se hará cargo de los cargos. Pero hasta que no le llamaron la atención, el muchacho siguió cobrando