| Edición Nº3452

Buenos Aires, Argentina


Lacunza: "Después de la presunta ´década ganada´, hay un 49% de habitantes sin cloacas"

El ministro de Economía de la Provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, afirmó que "en 2015, la deuda efectiva de la Provincia era de USD 11.204 millones, un 7,1% del Producto, aunque la "oficial" que informaba el kirchnerismo era de USD 9.362 millones, un 6% del Producto".  Al detallar esta brecha entre lo real y lo registrado el ministro sostuvo que la anterior gestión no incluía USD 1.840 millones de "esqueletos financieros": "es fácil tener deuda baja si olvidó registrar pasivos por USD 900 millones con el Banco Provincia; omitió contabilizar USD 600 millones por ocho meses de facturas impagas a proveedores de hospitales, escuelas y cárceles y USD 100 millones por mora en el envío de fondos a municipios, no previó el dinero para los aguinaldos de maestras, policías y enfermeras y no contabilizó deudas con la obra social y el instituto previsional provincial", afirmó.

También, detalló que la deuda actual de la provincia es "USD 11.928 millones, unos USD 700 millones más que la deuda real de 2015". Esta alcanza el 8,3% del Producto Bruto Geográfico y es menor a los 11,2% del PBG que registran las catorce provincias argentinas con acceso regular al mercado de crédito internacional. "Parte de la confusión analítica de algunos fantasmas que agita la oposición es que evalúa la emisión de deuda bruta, no la neta (de pagos de vencimientos), que obviamente es la relevante. Sobre todo si la deuda nueva fue tomada a tasas más bajas (7,8% promedio en dólares versus 10,7% del gobierno anterior) y a plazos más largos (5,3 versus 3,3 años, respectivamente) que la anterior".

Sobre el destino de este financiamiento, Lacunza aclaró que la Provincia recuperó  el superávit corriente, (que solo excluye la inversión) en 2017: "cualquier aumento de deuda es para obra. La Provincia habrá invertido USD 7.000 millones (un 6,5% del presupuesto de los cuatro años), casi el doble de los USD 3.800 millones registrados entre 2011-15 (3,5% del presupuesto)", explicó.

La otra deuda

En la nota publicada hoy, el ministro hizo foco en otra deuda: "en pleno siglo XXI, después de la presunta 'década ganada', hay un 49% de  habitantes sin cloacas y un 27% sin agua potable, cientos de barrios anegados por el barro y rutas que emulaban una caminata lunar, y doce millones de personas expuestas a inundaciones cada día que llovía más de lo normal."

Lacunza detalló que durante la gestión de la gobernadora Vidal el problema de infraestructura de la Provincia se atacó con la construcción de 234 centros de salud en el conurbano, 66 guardias de los hospitales, cloacas nuevas para 700 mil personas, agua potable para un millón de habitantes, 300 obras hidráulicas, entre cientos de obras que terminarán este año. "Claro que la deuda social no quedará saldada en un mandato. Se habrá hecho recién la cuarta parte de las obras necesarias para devolver una infraestructura digna a los bonaerenses", sostuvo.

Finalmente, el ministro cerró con una reflexión sobre la postura de la oposición de frente a la situación actual de la provincia de Buenos Aires: "Lo que aporta poco es la inconsistencia: quejarse los lunes por la reducción de los subsidios, reclamar los martes exenciones impositivas y sorprenderse los miércoles por el nivel de deuda. Algún día aquellos que sobreactúan escandalizarse por el nivel de deuda y condenan a ´ajustadores´ deberían explicar los ´desajustes´ que dejaron cuando fueron gobierno, que, invariablemente, pagan los vecinos y contribuyentes".