Salud de la Provincia lanzó la campaña para prevenir las enfermedades respiratorias pediátricas durante la pandemia

| Edición N° 3737

Buenos Aires, Argentina

27-03-2020 |


Salud de la Provincia lanzó la campaña para prevenir las enfermedades respiratorias pediátricas durante la pandemia

La Provincia se prepara para la responder a la demanda aumentada por IRAB y COVID-19 de los próximos meses.


Sumarán 800 recursos humanos en todos los niveles de atención municipales, reforzando principalmente el primer nivel, las salas de pediatría general y terapia intensiva con un programa de emergencias que incluye un esquema terapista itinerante para dar una rápida respuesta. También incrementarán el número de camas de terapia intensiva pediátrica con 30 nuevas unidades.

La cartera sanitaria bonaerense inició el plan de trabajo provincial para reducir complicaciones y muertes por enfermedades respiratorias agudas bajas (IRAB) y COVID-19 en menores de 6 años. El lanzamiento, vía teleconferencia, estuvo encabezado por el ministro de salud Daniel Gollan y contó con la participación de referentes sanitarios provinciales y municipales.

Todos los años se verifica un progresivo aumento de los casos de IRAB en la época invernal, por ejemplo, en el 2019 se registró un 25% más respecto del año anterior. Esto, sumado a la pandemia actual por COVID-19 se asocia a un incremento en la demanda de atención, del número de hospitalizaciones y de la mortalidad por causas respiratorias.

De ahí que, en el contexto actual de la pandemia toma especial importancia la inclusión del virus COVID-19 dentro de la estrategia de prevención en niñas y niños, en especial en aquellos que presenten déficit nutricional y otros factores de riesgo que puedan agravar el cuadro de infección. Además, “las niñas y niños también son una fuente de transmisión a otros grupos etarios, por lo que debemos prestar gran atención y tomar las medidas adecuadas para evitar su diseminación”, explicaron los especialistas.

El plan, detallaron, tiene por objetivo planificar y organizar la atención en los diferentes niveles de complejidad y subsistemas públicos, destinadas a la promoción, prevención y atención de la salud para dar una adecuada respuesta a la demanda aumentada por IRAB y COVID-19 que se presenta entre los meses de abril y agosto. El programa se desarrolla todos los años entre los meses de junio, julio y agosto, pero este año dará comienzo a partir del 1º de abril para dar una adecuada respuesta a recién nacidos, niños y niñas frente a esta contingencia.

Dentro de los puntos de acción específicos, adelantaron que se aumentará el número de trabajadoras y trabajadores de la salud en los centros de atención primaria de la salud en los hospitales de 2° y 3° nivel y en el sistema de emergencias y traslados. En efecto, se sumarán, a partir del 1º de abril, 800 profesionales y no profesionales, entre ellos enfermeros, terapistas infantiles, pediatras, epidemiologos, técnicos en laboratorio y administrativos.

Respecto al equipamiento, desde la dirección de Maternidad e Infancia del ministerio de Salud provincial detallaron que se sumarán 30 camas de terapia intensiva pediátrica, además de insumos necesarios como equipos de protección personal para los equipos de salud que ya se están entregando en toda la Provincia. En cuanto a la medicación, especificaron que en los próximos días se entregará la habitual para el manejo de infecciones respiratorias en pediatría, como salbutamol y budesonide.

De la teleconferencia participaron más de 200 personas, entre ellos directores de hospitales provinciales y municipales, jefes de servicios de pediatría, secretarios de salud, referentes de atención primaria, directores y responsables de las 12 regiónenes sanitarias, junto con responsables del ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, dirección de Niñez y adolescencia, Epidemiologia, programa de Enfermedades Inmunoprevenibles, Emergencias, Regiones Sanitarias y dirección Provincial de Hospitales.

En nuestro país, las IRAB constituyen uno de los problemas de salud más importantes para la población infantil de 0 a 5 años, las personas mayores de 65 años o aquellas que presentan condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar complicaciones y formas graves de la enfermedad.

En la época invernal, durante los meses de mayo a agosto, las IRAB son responsables del 50% de las internaciones y del 70% de las consultas ambulatorias pediátricas. Los menores de 2 años son los más vulnerables, ya que presentan mayor dificultad en el diagnóstico y tratamiento, así como en la valoración de la gravedad. El 60% de los niños menores de 1 año y el 50% de los menores de 5 años, padecen un episodio de IRAB en el transcurso de un año, dentro de los cuales se encuentran el síndrome bronquial obstructivo y las neumonías.

A su vez, las IRAB son una de las principales causas de mortalidad infantil reducible. La mayor mortalidad se produce en los menores de 1 año, siendo el 40% de ellos los menores de 3 meses. El 20% de la mortalidad post neonatal en nuestro país es domiciliaria y el 26% de ellas son atribuibles a Infecciones Respiratorias Bajas.